Aprende de tus "Haters"

/

¿Tienes “haters”?… Muy bien, entonces ESCUCHA lo que te dicen para entender mejor a TUS clientes y saber porque no te han comprado.

Los “haters” en persona o en línea son la típica persona que siempre ve algo mal con lo que tienes que decir o simplemente con el mundo. Van a un restaurante y se quejan de todo o en línea van a tu página para decirte porque lo que haces es incorrecto.

Ojo, claro que hay que diferenciar entre aquellos comentarios que “atacan” al producto y esos que te “atacan” personalmente o a tu empresa. Los últimos, es mejor simplemente ignorarlos, ya sabes los comentarios de ¿por qué hablas así? o ¿por qué tienes la nariz grande o pequeña?

Este tipo de personas simplemente irradian (y buscan) negatividad, usualmente porque quieren sentirse superiores – ya sea para demostrar su (supuesto) “excelente gusto” en comida (si vas al restaurante) o su “gran intelecto” (ellos “saben todo”) sobre cómo funciona el mundo o tu negocio, si estas en linea.

Pero más allá de esos comentarios negativos, hay muchas veces comentarios que por ejemplo,

  • Denigran tu producto o servicio;
  • Critican algo que no dijiste (es decir, asumen algo equivocado); o
  • Interpretan incorrectamente tu mensaje y se burlan o ríen de tu producto/servicio.

Detrás de estos comentarios es donde muchas veces puedes encontrar en realidad pequeños diamantes de información valiosa.

La primera interacción que recibí cuando empecé a trabajar en redes sociales fue digamos algo negativa… está bien un hater.

Pero si lees el comentario en realidad me está diciendo: “yo pienso que tu producto/servicio no funciona porque yo creo [x]”… y es exactamente ESE pensamiento el que tienes que utilizar para cambiar la opinión de tus prospectos.

Atención, no estoy diciendo que cambies de parecer a tus haters… si no que debes de utilizar esa creencia que tu hater tiene como un arma en tu arsenal de marketing.

¿A qué me refiero? Digamos que vendes un programa para bajar de peso. Una creencia que tu cliente puede tener es “no tengo tiempo de cocinar”.

Esa creencia le impide comprar tu programa porque piensa que como no tiene tiempo de cocinar no puede bajar de peso.

Tu trabajo es enseñarle porque en tu programa no se tiene que tomar mucho tiempo cocinando. Una vez que lo hagas, esa creencia ya no existirá en la mente de tu cliente (y si es la única creencia) estará dispuesto a comprar tu producto.

Igualmente, si los haters están malinterpretando tu mensaje, puede ser que tu cliente ideal también lo este mal interpretando y por eso no te ha comprado.

Recuerda que muchas personas van a tener o las mismas creencias o interpretaciones (aunque no sean haters), si tu contenido se enfoca a quitar esas creencias y clarificar tu mensaje, entonces le quitas a tu cliente las objeciones que tienen para comprar tu producto/servicio.

Si todavía no has definido quien es tu cliente ideal, ahí es donde tienes que empezar porque de ahí parte todo tu marketing.

Leave a Comment